La irreligión de nuestra Constitución

2013-07-12T00:00:00Z La irreligión de nuestra ConstituciónStephen Uhl Especial Para La Estrella De Tucsón Arizona Daily Star

El altar religioso del Cerro de la "A" ha generado mucho interés y la expresión de opiniones muy diversas.

Las opiniones personales oscilan entre "si no les gusta el altar, múdense a otro lugar" y "es basura en nuestro desierto, desháganse de él".

¿Cómo debería responder el ayuntamiento ante la queja del Freedom From Religion Foundation (Fundación por la Libertad de Religiones, o FFRF por sus siglas en inglés)?

En mi opinión, el ayuntamiento debería cumplir con la ley, pero a la vez ser considerado y tener en cuenta a los católicos que ven el altar como un lugar santo, aquellos que piensan que es algo importante del patrimonio cultural, y los laicos que quieren que las zonas comunes estén libres de símbolos religiosos.

Nuestros Padres Fundadores estaban conscientes de los siglos de guerras religiosas sangrientas que desgarraron a Europa, así como las décadas de luchas sectarias entre los colonos de la costa oriental que estaban escapando de la disidencia europea.

Estos hombres reconocieron que las cuestiones religiosas podían tener consecuencias similares en nuestro país nuevo.

Se trató de disminuir los posibles conflictos con la primera frase de la Primera Enmienda de nuestra Constitución federal: "El Congreso no hará ley alguna con respecto a la adopción de una religión o prohibiendo el libre ejercicio de dichas actividades".

Thomas Jefferson interpretó que esta frase significaba que habría un "muro separando a la Iglesia y el Estado". Para la Suprema Corte significa que el gobierno no debe favorecer a la religión sobre la irreligión, ni a una religión sobre otra.

Nuestro gobierno debe ser neutral en lo referente a la religión. Por lo tanto, varias decisiones judiciales afirman que los altares o santuarios religiosos como el del Cerro de la "A" son inconstitucionales porque violan estos principios.

Estos son hechos, no opiniones. El argumento de que los objetos religiosos en el espacio público no son peligrosos para la salud o la seguridad, o que estos objetos deben permanecer allí porque ya lo han estado por mucho tiempo, o que los denunciantes deben "ocuparse de sus asuntos" y encontrar cosas mejores que hacer, no van a ser razonamientos válidos en la Corte.

Ahora que el ayuntamiento está considerando la solicitud legítima de la Fundación por la Libertad de Religiones de quitar el altar del Cerro de la "A", deben tener en cuenta que muchos otros municipios han recibido peticiones similares del FFRF.

Dichas ciudades han concluido que es mucho menos costoso remover las estructuras religiosas de propiedad pública que pelear con este grupo que tiene el derecho constitucional a su lado.

El ayuntamiento tiene que reflexionar sobre el hecho de que la fe es algo personal, privado y una cuestión subjetiva.

Todo el mundo tiene el derecho a creer o no creer en lo que uno elija, siempre y cuando no viole los derechos de los demás o nuestra Constitución.

Esto deja intacto el derecho que tienen los grupos religiosos de tener sus símbolos en sus propias instalaciones o propiedad privada.

Sin embargo, cuando estos grupos insisten en colocar sus estructuras religiosas en la propiedad del gobierno, terreno que le pertenece a toda la comunidad, hacen alarde de sus sistemas de creencias personales, le faltan el respeto a las creencias de los demás y violan tanto la Constitución como la regla de oro, las cuales protegen tanto a los creyentes y no creyentes.

Los ateos como los creyentes deberían insistir en que el administrador de la ciudad de Tucsón, Richard Miranda, y el ayuntamiento hagan lo que infunde el respeto mutuo, lo constitucional, lo correcto; es decir, remover el altar católico de la propiedad pública.

Stephen Uhl es ex sarcedote católico, psicólogo jubilado y ateo amistoso. Contáctalo en author@outofgodscloset.com

Copyright 2014 Arizona Daily Star. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...