Obama y Xi concluyen cumbre de dos días

2013-06-09T00:04:00Z Obama y Xi concluyen cumbre de dos díasThe Associated Press The Associated Press
June 09, 2013 12:04 am  • 

RANCHO MIRAGE, California. (AP) -- El presidente Barack Obama presentó a su colega chino Xi Jingping evidencia detallada del robo de propiedad intelectual estadounidense durante la cumbre entre ambos gobernantes, en tanto que un funcionario de alta jerarquía de Estados Unidos afirmó el sábado que la seguridad cibernética ha pasado al "centro de la relación" entre las dos economías más grandes del mundo.

Hubo escasos avances políticos claros en seguridad cibernética, aunque funcionarios estadounidenses dijeron que ambos mandatarios coincidieron ampliamente en la necesidad de la desnuclearización de Corea del Norte.

Ambos países manifestaron optimismo de que los vínculos personales más estrechos que forjaron los dos gobernantes durante su reunión en el desierto de California contribuya a superar la desconfianza entre ambas potencias mundiales. La cumbre tuvo un ambiente informal y fue extraordinariamente larga.

Sin embargo, el asesor de seguridad nacional de Obama, Tom Donilon, dijo que la solución de los problemas de la seguridad cibernética podría ser "crucial para el futuro" de la relación.

Obama dijo a Xi que "que si no se aborda, si persiste el robo directo de propiedad de Estados Unidos, será un problema muy difícil en la relación económica y podría inhibirla para que alcance su pleno potencial", expresó Donilon a la prensa al término de la cumbre.

En su síntesis de la cumbre, funcionarios chinos dijeron que Xi manifestó su rechazo a todas las formas de espionaje cibernético, pero aseguró que China no res responsable de los ataques cibernéticos contra Estados Unidos.

"La seguridad cibernética no debe convertirse en la raíz principal de la suspicacia mutua ni de las fricciones entre nuestros dos países. Más bien, debería ser un nuevo punto brillante para nuestra cooperación", dijo Yang Jiechi, asesor de alto rango en política extranjera del gobernante chino.

Obama y Xi se reunieron durante ocho horas en el curso de dos días, una inversión de tiempo importante y fuera de lo común que hicieron ambos presidentes.

Sus conversaciones incluyeron una comida de trabajo en la que degustaron tamales de langosta, filetes Porterhouse y tarta de cereza que preparó el chef Bobby Flay, famoso por sus apariciones en televisión.

Obama y Xi también efectuaron un paseo matutino a pie por los jardines impecables de la hacienda de descanso de 81 hectáreas (200 acres) -sede de la cumbre- en la orilla del desierto de Mojave.

Durante su paseo, ambos gobernantes se detuvieron y se sentaron en una banca de madera que Obama obsequió a Xi. La fecha y el lugar de su reunión fue grabada en inglés y chino en la banca.

Obama dijo a la prensa que las conversaciones eran "formidables" mientras caminaba junto con Xi. Ambos prescindieron de los sacos y las corbatas en congruencia con la informalidad del ambiente de la cumbre.

El encuentro entre ambos gobernantes concluyó sin gran espectacularidad, no hubo declaraciones formales a la prensa; Obama tomó té en una reunión privada a la que asistió la esposa de Xi.

Obama y Xi adoptaron una medida importante para enfrentar el cambio climático al anunciar que sus países acordaron por primera vez asociarse para reducir los hidrofluorocarbonos, un potente gas de efecto invernadero que se utiliza en refrigeradores, aires acondicionados y diversas aplicaciones industriales.

Las conversaciones sobre Corea del Norte también fueron prometedoras, dijo Donilon, ya que ambos gobernantes coincidieron en que ninguno de sus países aceptará a Corea del Norte como un estado poseedor de armas nucleares.

---

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...