Obama avisó a Netanyahu sobre gestiones con Irán

2013-11-25T08:35:00Z 2013-12-17T20:02:45Z Obama avisó a Netanyahu sobre gestiones con IránThe Associated Press The Associated Press
November 25, 2013 8:35 am  • 

WASHINGTON (AP) -- Un día caluroso este otoño, el presidente Barack Obama y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se reunieron en la Casa Blanca, ambos flanqueados por varios asesores, incluido el vicepresidente Joe Biden.

Apenas tres días antes, Obama había mantenido una histórica conversación telefónica con el nuevo presidente iraní Hasán Ruhani, líder de un país que Israel considera una amenaza a su misma existencia.

En la residencia presidencial el 30 de septiembre, justo antes de las fiestas más sagradas del calendario judío, Obama reveló a Netanyahu que su gobierno había entablado conversaciones diplomáticas secretas de alto nivel con el enemigo mortal de Israel. Al día siguiente, el primer ministro israelí desencadenó un ataque frontal a Irán en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en el que dijo que la república islámica estaba empeñada en la destrucción de Israel y acusó a Ruhani de ser "un lobo oculto bajo la piel de un cordero".

La reunión en la Casa Blanca había sido programada para durar una hora pero se prolongó 30 minutos más. Los dos líderes han tenido y todavía tienen una relación inestable, y cada uno culpa al otro por resultados poco concluyentes en el proceso de paz palestino-israelí. Pero en las declaraciones posteriores a la reunión, los dos trataron de manifestar unidad en vez de ventilar en público sus diferencias sobre la cuestión iraní.

Ninguno mencionó a Ruhani por su nombre. Obama prometió mantener abiertas todas las opciones, incluso una posible acción militar, para impedir que Irán obtenga un arma nuclear. Y Netanyahu elogió la garantía de Obama de que las "palabras conciliatorias" de Irán deben concretarse en hechos.

La prensa israelí insinúa que los servicios de inteligencia de Israel ya estaban al tanto de la gestión secreta de Estados Unidos con Irán, que había comenzado unos siete meses antes, pero fuentes estadounidenses dijeron a The Associated Press que era la primera vez que Israel había sido notificado formalmente. De hecho, altos funcionarios se habían reunido tres veces con representantes iraníes en una gestión de alto nivel para plantear las preocupaciones por el programa nuclear iraní y explorar la posibilidad de mejorar las relaciones. Israel, ha dicho Netanyahu, disiente fundamentalmente con las tácticas del gobierno de Estados Unidos.

El domingo, horas después que Netanyahu consideró un "error histórico" el acuerdo forjado entre las potencias mundiales e Irán sobre su programa nuclear, Obama llamó al líder israelí para reiterar su promesa de no permitir que Teherán desarrolle un arma nuclear. Netanyahu volvió a expresar su preocupación, dijo no estar convencido e instó a las potencias occidentales a reconsiderar la situación.

Las dos partes convinieron mantenerse en contacto en procura de su objetivo definitivo: despojar a Irán de la amenaza de las armas nucleares.

Y Obama no está ofreciendo disculpas.

Antes de la elección de Ruhani, mientras el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad estaba en el poder, parecía inevitable una relación tensa entre Estados Unidos e Irán.

Pero Obama estaba dispuesto a seguir adelante. En marzo, un grupo reducido de funcionarios encabezados por el subsecretario de Estado William Burns y por Jake Sullivan, el máximo asesor de política exterior de Biden, abordaron un avión militar a Omán para reunirse con sus contrapartes iraníes, todo en secreto.

Fue su primera reunión de alto nivel en la capital omaní de Muscat. Allí fue donde el gobierno de Obama sentó las bases que culminarían en el histórico pacto nuclear de este fin de semana entre las potencias mundiales e Irán, se enteró The Associated Press.

La AP también se enteró de que se han llevado a cabo por lo menos cinco reuniones secretas entre Estados Unidos e Irán desde marzo.

Burns y Sullivan encabezaron cada delegación estadounidense. En la más reciente se les sumó la negociadora nuclear Wendy Sherman.

Fue en esa reunión final donde las dos partes convinieron los términos del pacto firmado el domingo por el grupo de naciones conocido como P5+1 e Irán, dijeron tres altos funcionarios del gobierno a la AP. Todos hablaron con la condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dar su nombre en relación con las delicadas gestiones.

La AP se enteró de la primera reunión entre Estados Unidos e Irán en marzo, poco después que ocurrió, pero la Casa Blanca y el Departamento de Estado cuestionaron elementos de la versión y la agencia noticiosa no pudo confirmar la reunión. La AP tuvo otros indicios de la diplomacia secreta en el otoño y presionó a la Casa Blanca y funcionarios para obtener información al respecto.

Cuando las conversaciones de Ginebra entre las potencias e Irán parecían llegar a su conclusión, altos funcionarios del gobierno confirmaron a la AP los detalles del acercamiento, siempre con la condición del anonimato.

El acuerdo de Ginebra suministra a Irán un alivio por valor de 7.000 millones de dólares en las sanciones internacionales a cambio de que Teherán reduzca el enriquecimiento de uranio y otras actividades nucleares. Todas las partes convinieron buscar un acuerdo definitivo el año próximo que despeje toda sospecha de que Irán intenta producir un arsenal nuclear.

La república islámica insiste en que sólo se interesa en la producción nuclear con propósitos pacíficos y de investigación médica. Estados Unidos e Israel han amenazado con tomar acciones militares si suponen que Irán está por desarrollar un arma atómica.

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...