Solanas: Hacer "Upside Down" fue una pesadilla

2013-03-15T10:40:00Z 2013-04-07T19:04:22Z Solanas: Hacer "Upside Down" fue una pesadillaThe Associated Press The Associated Press
March 15, 2013 10:40 am  • 

NUEVA YORK (AP) -- Para cualquier cineasta latinoamericano, la posibilidad de hacer una película independiente de 60 millones de dólares que se distribuye en Estados Unidos es un sueño hecho realidad. Para Juan Diego Solanas, creador de "Upside Down", fue una pesadilla de siete años.

El ambicioso banquete de efectos visuales, una fantasía romántica narrada entre dos mundos paralelos con gravedades opuestas, uno arriba del otro, requirió la construcción de múltiples escenarios y de un sistema de rodaje que le permitiera a sus protagonistas, Kirsten Dunst y Jim Sturgess, filmar al mismo tiempo y en la misma sala escenas en las que parece que cada uno se mueve en su propia gravedad.

"(Los años se pasaron) entre escribir el guion, desarrollarlo realmente. Como es una película tan cara, tuve que pensar mucho las ideas, que pueden ser infinitas, como para tratar de racionalizar y tener el costo dentro de todo lo más bajo posible para que fuera posible la película", dijo Solanas a la AP en una entrevista reciente.

"La película hubiese necesitado el doble de la plata", añadió, expresando que muchos inversionistas potenciales dejaron de sumarse al proyecto por considerarlo una misión imposible. "Nos decía, `Chicos, se van a estrellar, les hace falta 120 millones, es imposible de hacer'. Y fue una pesadilla... Yo trabajé los últimos tres años de lunes a domingo 12 a 14 horas por día porque bueno, cuando no hay plata uno lo compensa con tiempo para buscar soluciones y soluciones y soluciones. Pero era mi bebé, no quise abandonar en nada".

Un tercio del presupuesto, dijo, se fue en efectos especiales. El resto en decorados, la construcción de un teatro, los actores, la posproducción y otros gastos.

El hijo del renombrado cineasta Fernando Ezequiel "Pino" Solanas, exilado en Francia desde 1977 cuando su padre escapó de la dictadura argentina, dedicó siete años de su vida a esta historia sobre un hombre que se cuela en un universo alterno en busca del gran amor de su juventud, y que se estrena el viernes en Estados Unidos tras haberse exhibido en países como Rusia, Taiwán e Italia.

Visualmente impresionante, con escenas en las que los actores se encuentran en la mitad de sus respectivos mundos cada uno caminando en lo que sería el techo del otro, "Upside Down" nació de una imagen muy clara que el cineasta de 46 años prácticamente soñó despierto.

"Las ideas me vienen en imágenes desde siempre, con mis tres películas", dijo en referencia a su laureado cortometraje "El hombre sin cabeza" (2003) y su ópera prima "Nordeste" (2005), ambas estrenadas en Cannes. "Con `Upside Down' fue una mañana. En vez de ver lo que estaba frente de mis ojos empecé a ver dos montañas, una arriba de la otra con un chico en la punta de una mirando hacia arriba a una chica que estaba al revés mirándolo a él".

"Entonces cuando vi esa imagen entendí enseguida que era una historia de amor, pero entendí también de la metáfora norte-sur y me encantó no sólo por lo visual. Para mí hacer películas es hablar de la realidad ... aunque sea de una manera poética".

La imagen soñada puede verse en la película prácticamente como la imaginó - Solana dice que "increíblemente" en un 99% - y su relación norte-sur puede entenderse de distintas maneras: como una crítica a una sociedad en la que los ricos de arriba explotan a los pobres de abajo, o en su propia relación con Argentina como un exilado en Francia. "Vivo al revés de la gente que amo, que están `Upside Down' (al revés) con respecto a mí en el hemisferio sur", dijo.

"Pero en realidad cuando uno se pone a ver la película hay diez mil cosas muy concretas. Uno las puede ver, no ver, o las puedes después pensar. A mí me encantan las películas que te dejan para pensar, que no es simplemente una especie de McDonald's audiovisual indigesto con mil planos por segundo porque no hay nada que contar".

El filme, en el que el protagonista trabaja creando una crema anti-envejecimiento que aprovecha elementos de la gravedad contraria, también critica de este modo la obsesión por una apariencia inalcanzable alimentada por la industria de la moda y el entretenimiento.

"Cuando ves una revista, las modelos están retocadas masivamente, no son reales, y una mujer se acompleja porque no se les parece. ¡Pero se están comparando con algo que ni es humano! ¡Es ridículo! ¡Es enfermo! ¡Es la objetización de la vida! Todo es un objeto con un precio en un mercado de compradores-vendedores: yo vendo una teta grande; yo la compro. ¡Me parece terrible!", dijo.

Salpicada de argentinismos, la cinta incluye un baile de tango, un café en español, Dos Mundos, y un personaje llamado Pablo, nombre más común en su país natal que en su Francia adoptiva.

"Después hay cosas más sutiles. Por ejemplo, el auto que rapta (al personaje de Jim Sturgess) es un Falcon verde. El Falcon verde es el auto que los militares argentinos usaban de civil para raptar a todos los desaparecidos. Es un auto que te aterroriza, emblemático, y nada, volví loco a la producción en Canadá para que me encuentren un Falcon del 70", recordó entre risas. "Hay mil cositas así, digamos..."

Otrora director de cinematografía de su padre, dijo que el realizador de títulos como "La hora de los hornos" (1968), "Tangos: el exilio de Gardel" (1985), "Sur" (1988), "El viaje" (1992) y "La nube" (1998) "desgraciadamente" no tuvo oportunidad de participar para nada en "Upside Down" no sólo porque el rodaje se hizo en Canadá, sino porque el guion final estaba en inglés y Solanas padre no lo habla.

(De hecho Solanas hijo tampoco lo hablaba hasta hace tres años, cuando dos meses y medio antes de irse a Montreal a filmar hizo un curso intensivo de ocho horas diarias, seis días a la semana, "¡Y salí hablando inglés!", dijo con buen ánimo. "Un milagro").

Sin embargo, agregó que su padre vio la cinta en inglés, sin subtítulos, y que "la fuerza de las imágenes" le habló sola. "Le encantó".

De su progenitor, cuyo cine calificó también de muy visual y crítico, dice que aprendió precisamente que una película es contar una historia a través de imágenes y su compromiso con la realidad. "Ese lado militante claramente lo heredé de mi padre, es así. En eso me siento su hijo".

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Most Popular

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...