Saúl Hernández tiene a la muerte siempre presente

2013-11-01T06:00:00Z Saúl Hernández tiene a la muerte siempre presenteThe Associated Press The Associated Press
November 01, 2013 6:00 am  • 

LOS ANGELES (AP) -- Para Saúl Hernández, el Día de los Muertos es todos los días. El rockero mexicano primero vio morir a su madre, luego a su padre y después a su hermana. Por eso, dice que lleva la muerte presente todos los días y que recuerda a sus muertos con alegría.

"Es muy chistoso porque el Día de los Muertos es un día de mucha vida en México. Se le da vida a los muertos. A tus seres queridos, que están arriba, se les celebra aquí abajo. Es chistoso, pero interesante, cómo un día al año se le da vida a los muertos", dijo el ex vocalista de Caifanes y Jaguares en una entrevista reciente con The Associated Press para promover su próximo concierto, en el Festival del Día de los Muertos en el Cementerio Hollywood Forever, en Los Angeles.

Hernández, quizás uno de los rockeros más místicos del mundo hispano, también dice que ve a la muerte como "aliada", "como un viejo conocido" con quien comulga en el escenario.

Su presentación del fin de semana no será solemne sino "bien prendida" y se la dedicará a Lou Reed, el gran poeta punk del rock que murió el domingo, "para que ahora que emprendió su nuevo camino se vaya con mucha luz".

"A la muerte hay que recibirla como es", expresó. "Lo que menos quiere es solemnidad. ¡Vamos a festejar!".

El cementerio cobrará vida el sábado durante la celebración mexicana a los muertos más grande del país. Decenas de miles de personas disfrutarán el perfume de las ofrendas florales y muchos niños corretearán libre y alegremente entre mausoleos, lápidas y altares.

Desde el escenario, donde también tocará Ceci Bastida, ex integrante de Tijuana No!, se divisarán luces de colores y puestos de comida y bebidas. El fondo será la grama que cubre a celebridades como Rudolph Valentino, Tyrone Power, Jayne Mansfield, Douglas Fairbanks y John Huston.

A continuación, extractos de la entrevista con Hernández.

---

AP: ¿Celebras el Día de los Muertos?

Hernández: En mi casa desde chico ponían un altar y se buscaba adornarlo con todo lo que tiene que ver con el muerto: papel picado y todo lo demás. Espiritualmente, el Día de los Muertos tiene un aspecto interesante, que es que las almas llegan a la tierra y te saludan. Con mi familia tenemos un pequeño acercamiento. Mi hijo está chiquito, tiene 4 (años), y le llama más la atención la calabaza porque es grande y redonda y se alegra porque se acerca Halloween. Mi hija va a cumplir 14 y la idea es de compartir esta tradición que de alguna manera tratamos de celebrarla.

AP: Hablando de muerte, ¿qué relación tienes con ella?

Hernández: Desgraciadamente, la muerte ha estado muy presente en mi vida. Primero murió mi madre, luego mi padre y luego mi hermana. La veo como aliada, no como algo misterioso o lejano sino como un viejo conocido. Varias de mis canciones tienen que ver con ese acercamiento y diálogo, con ese ser que es la muerte. Canciones como "Mátenme porque me muero", "Adiós", "Amárrate a una escoba y vuela lejos" y "Será por eso".

AP: ¿Qué tan presente llevas a la muerte?

Hernández: La recuerdo 24 horas al día, 365 días del año. Uno de los espacios donde puedo comulgar con esto y volteo mi cabeza y pido luz y hablo en interiorismo, muy al interior mío, es en el escenario, por ejemplo. El escenario es mi templo, es mi espacio para comulgar, para creer en esta religión, que es el acercarse a lo invisible.

AP: ¿Cómo participa el público en eso?

Hernández: Con una energía impresionante. Se desarrolla una energía y se abre, yo digo, un canal y pasa eso que llamo "ceremonias". No son conciertos, son rituales. Creo que tiene que ver con lo que quieres expresar, con lo que impulsas como artista y cómo estás recibiendo la música. Afortunadamente, cuando toco reflejo lo que soy, lo que siento. La gente lo toma y lo regresa y yo lo regreso y comienza a haber una catarsis muy fuerte.

AP: ¿Cuáles son tus planes para el festival?

Hernández: No tengo mucho tiempo, una hora y media. Estoy acostumbrado a tocar tres horas y media porque siempre me gusta hacer todo un viaje, ir construyendo un viaje a través del concierto. Trataré de hacer un resumen. Ojalá les guste. Tocaré las canciones que toqué para Caifanes y Jaguares. Tendré que hacer un pequeño esfuerzo para enfocarme en el mundo oscuro que es la muerte y armar una especie de concierto medio lúgubre, espero mágico. En algún momento tocaré algo acústico y en otro momento tocaremos como esquizofrénicos. Ojalá no se asusten los muertitos y se vayan (risas). Va a estar muy prendido. Lo que sí no va a haber es solemnidad.

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...